Habitacion de hermanos, juntos o sepradoras

Hermanos: ¿juntos o separados en la habitación?

¿Deben de dormir los hermanos juntos o separados en la habitación? Realmente, no hay una postura unánime al respecto ya que ambas opciones son perfectamente válidas dependiendo de muchos factores, como la relación que hay entre los hermanos, las posibilidades de espacio o incluso la diferencia de edad que pueda existir entre ambos.

Veamos qué ventajas tiene cada una de las opciones y también una opción intermedia por la que se opta en muchos hogares.

Las ventajas de compartir habitación

Entre las ventajas de compartir habitación están el apoyo que el hermano mayor puede darle al de menor edad. Este puede sentirse más protegido y dormir mejor por la noche al tener la presencia de su hermano mayor. Se contribuye también a potenciar los lazos entre los dos hermanos, que compartirán más juegos y más confidencias que cuando duermen por separado.

Si la habitación no es demasiado grande, se puede optar por las literas infantiles. El hermano mayor puede dormir arriba y ceder el espacio inferior, más seguro, al de menor edad. Así, se permite que hay mucho espacio libre en la habitación para jugar.

La intimidad, una opción para potenciar el desarrollo individual

Cuando los hermanos duermen en habitaciones separadas también existen ventajas. La primera de ellas es que cada uno de ellos puede tener su intimidad y disfrutar de tiempo a solas cuando así lo decida. Esto es especialmente importante cuando hay una cierta diferencia de edad entre los hermanos y uno de ellos necesita tiempo y espacio para estudiar, mientras que el otro todavía tiene en el juego su principal actividad.

También permite que cada niño se responsabilice de sus propias cosas y pueda tener sus sistemas de orden y de organización perfectamente implementados.

Diferentes etapas de crecimiento, diferentes habitaciones

En muchas familias la opción está clara. Mientras los dos niños son pequeños, se comparte la habitación. De esta manera se refuerzan los lazos entre los pequeños y pueden compartir juegos y diversión. Pero cuando uno de los dos comienza a necesitar intimidad para estudiar o para estar con sus amigos, se separan.

Así, el pequeño se sentirá seguro y protegido la primera etapa de su vida y cuando ya sea un poco mayor, podrá empezar a dormir solo progresivamente. Una buena idea es mantener las literas para que, aunque cada hermano tenga su habitación, puedan dormir juntos cuando así lo deseen.

Como se puede ver, no se trata solo de blanco o negro en cuanto a los hermanos juntos o separados en la habitación, sino que también hay opciones intermedias muy válidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *