La salud de tus musculos no puede esperar

Recién llegado marzo la gente sobre todo las mujeres ya estamos pensando en la operación bikini, ya todas empezamos a cambiar el chip y a pensar en quitarnos esos kilitos de más que harán que no luzcamos de la mejor manera nuestro precioso bañador que nos compramos el año pasado. Claro todo esto conlleva empezar con una mala alimentación y hacer ejercicio de forma desproporcionada como si no hubiera mañana, la verdad que es lo que tenemos las personas que no tenemos un término medio o nos dejamos en desmesura o nos pasamos en gran medida. Y claro luego vienen los dolores de cabeza que podían haber sido evitados, los desvanecimientos y las lesiones musculares que tanta guerra suelen dar y que provocan en ocasiones unos dolores completamente insoportables. Pero claro de todo eso no nos damos cuenta hasta que no es demasiado tarde, hasta que tenemos que ir a ver al médico o a visitar fisiosalud valdepeñas para que nos hagan por lo menos movernos con total libertad.

Y es que ponernos en situaciones críticas al ser humano se le da de perlas, el hecho de no llevar una alimentación equilibrada durante todo el año nos lleva después hacer dietas milagro que sacamos de internet y que ni nos molestamos ni tan siquiera en leer, con tan solo ver un titular en el que ponga que perderemos cuatro o cinco kilos en un mes o incluso otras en una semana nos damos por satisfechas. Y da igual si nuestro cuerpo no toma los alimentos que debiera, o le faltan nutrientes o vitaminas, lo que queremos por encima de todo es que la báscula se mueva y nos demuestre que de verdad esa dieta es efectiva, sin duda una auténtica pena de la que no nos damos cuenta hasta que la salud nos pasa factura.

Pues lo mismo suele pasar con el ejercicio que como sabemos que es la mejor forma de quemar la grasa que nos sobra, nos vamos al gimnasio y nos podemos tirar las horas muertas en la cinta o en la bicicleta estática, sin pensar que de golpe y porrazo no podemos obligar a un cuerpo que ha estado más bien inerte a ejercitarse de esas forma tan desproporcionada. Por suerte siempre podremos contar con verdaderos profesionales que harán de nuestros males grandes remedios y que nos curaran por muy mal que nos encontremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *